Estás aquí: Inicio / Documentos y publicaciones / Observatorio de la Calidad del Sistema Español de Universidades / Informes sobre la mejora de la calidad al servicio de los objetivos de la educación universitaria /

Informes sobre la mejora de la calidad al servicio de los objetivos de la educación universitaria

La Declaración mundial sobre la Educación Superior en el Siglo XXI promovida por UNESCO, entre otras cuestiones, puso el acento en que las instituciones de educación superior deberían brindar a los estudiantes la posibilidad de desarrollar plenamente sus propias capacidades con sentido de la responsabilidad social, educándolos para que tengan una participación activa en la sociedad democrática y promuevan los cambios que propiciarán la igualdad y la justicia (UNESCO, 1998).

En el marco europeo, la propia Declaración de Bolonia habla de una Europa del conocimiento “capaz de dar a sus ciudadanos las competencias necesarias para afrontar los retos del nuevo milenio, junto con una conciencia de compartición de valores y pertenencia a un espacio social y cultural común” (Ministros Europeos de Educación, 1999).

Y, en sintonía con lo anterior, los ESG hacen suyas las conclusiones que el Consejo de Europa diera sobre la orientación de la educación superior en que se afirma que “la educación superior tiene múltiples finalidades, que incluyen preparar a los estudiantes para una ciudadanía activa, para sus futuras profesiones, ayudar en su desarrollo personal, crear una amplia base de conocimientos avanzados y fomentar la investigación y la innovación” (CoE, 2007).

Se advierte desde relevantes foros internacionales que “la educación superior debe no solo proporcionar competencias sólidas para el mundo de hoy y de mañana, sino contribuir además a la formación de ciudadanos dotados de principios éticos, comprometidos con la construcción de la paz, la defensa de los derechos humanos y los valores de la democracia” (UNESCO, 2009); y, por tanto, se pone de manifiesto el importante papel llamado a desempeñar a la educación superior en muy diferentes facetas a la hora de afrontar retos, entre los que cabría mencionar la inclusión de colectivos con dificultades, la equidad en el acceso a una educación de calidad, la internacionalización, la sostenibilidad, etc. Asimismo, dentro de las prioridades que se destacan en los últimos comunicados de ministros de los países que conforman el EEES (Ministros de educación superior, 2015 y 2018) se cita el interés por procurar la mejora de la calidad y la relevancia del aprendizaje y la enseñanza, fortalecer la empleabilidad de los titulados así como su carácter de ciudadanos participativos en sociedades democráticas, y hacer los sistemas educativos cada vez más inclusivos.

En definitiva, visto que los procesos de garantía de calidad ya son una realidad con alcance significativo, habría que procurar que los efectos que producen –en virtud de su configuración y funcionamiento- estén, en lo posible, claramente al servicio de los objetivos fundamentales de la educación universitaria y, por tanto, de las demandas de los estudiantes y la sociedad.
Entendiendo el sistema universitario como diverso, se trataría aquí de que los principales objetivos y retos de las universidades, atendidos por éstas a través de sus funciones, se vean progresiva y sistemáticamente respaldados de una forma explícita y directa por procesos de garantía de la calidad; ello facilitará que tales procesos puedan orientar, acompañar y animar decididamente en el logro de dichos objetivos y retos.

Esta línea de trabajo, a través de la identificación de un conjunto de facetas clave a atender por parte de las universidades, pretende facilitar progresivamente, desde una óptica de la garantía de la calidad que promueva la autonomía universitaria y la excelencia en la diversidad, pautas para la puesta en marcha y revisión integral de mecanismos de dichas universidades que contribuyan explícitamente a la mejora en la atención al cumplimiento de los diferentes objetivos de la educación superior acordados por los países en foros supranacionales, y también para avanzar hacia un encuentro de perspectivas entre las universidades y resto de agentes implicados. De esta forma, de manera complementaria a otras iniciativas, en este caso el foco de atención se fija de manera directa en el cumplimiento de varios de los objetivos fundamentales de la educación superior.

En la primera etapa del proyecto se pretende atender, por su relevancia, a dos objetivos fundamentales de la educación superior: