Estás aquí: Inicio / Documentos y publicaciones / ANECA al día / Noticias boletín / Ventajas del sistema actual de acreditación /

Ventajas del sistema actual de acreditación

Fecha de publicación: 23/07/2014

miguel ángel galindo

Artículo de Miguel Ángel Galindo Martín, Coordinador de Evaluación de Enseñanzas e Instituciones de ANECA. En él nos ofrece una reflexión sobre el estado actual de la acreditación de las titulaciones, señalando las ventajas que aporta la evaluación a un sistema en el que los diferentes agentes implicados cada vez toman más conciencia de la calidad como meta orientada a la satisfacción y garantía del usuario final: el estudiante.

La Universidad española ha experimentado en los últimos años un importante proceso de transformación como consecuencia de los cambios que ha tenido que implantar para adaptarse a las exigencias establecidas en el Plan Bolonia. Las titulaciones que ofrecen a la sociedad es uno de los ámbitos que ha se han visto más afectado por dicho proceso.

En este sentido, la universidad oferta un volumen importante de grados, másteres y doctorados, que para poder ser implantados han tenido que pasar por un proceso de verificación, con el que se pretende, entre otras cuestiones, comprobar si cumplen la normativa legal y si tienen una cierta coherencia interna. Este programa, que permite la salida al mercado de las titulaciones que cumplen dichos requisitos, necesita, como no podría ser de otra forma, una auditoría posterior para asegurar que lo comprometido en los mismos se está cumpliendo en su mayor parte. De ahí la necesidad de la existencia del programa ACREDITA.

Tras unos años de funcionamiento de las titulaciones, como exige la normativa, a lo largo de 2013 se ha venido trabajando en la elaboración del programa Acredita para que en el presente año se implantara el programa piloto del mismo con un doble objetivo: testar su viabilidad y facilitar a las universidades la toma de conciencia sobre las necesidades e implicaciones de dicho programa.

Ambos objetivos se han cumplido. El programa piloto ha demostrado que puede llevarse a cabo, tras algunos ajustes consistentes en la información que tienen que presentar las universidades, y que a medida que se desarrollen más ediciones del mismo, resultará menos complicado, tanto para las universidades como para ANECA, cumplir con los requisitos inherentes al mismo.

Pero también hay que destacar otros efectos positivos del proceso. Por un lado, se ha comprobado que, en términos generales, las universidades han cumplido con lo recogido en sus respectivas memorias de verificación, a pesar de que las condiciones iniciales en las que se aprobaron los títulos han cambiado sensiblemente. Las que no han tenido un cumplimento tan “fiel” se han dado cuenta de la importancia que tiene una de las posibilidades que ofrece el programa VERIFICA: la modificación de los títulos. Por ello, ya se están produciendo movimientos por parte de los centros para analizar los problemas que puedan tener sus títulos y preparar las correspondientes modificaciones que subsanen las discrepancias que pudieran existir.

"

"también el alumnado nos ha planteado preguntas sobre sus derechos y el cumplimiento de lo establecido en las memorias de verificación de los títulos"

"

Por otro lado, junto con lo anterior, se ha producido una mayor concienciación sobre la implantación y desarrollo de las titulaciones. No es sólo que el profesorado y los cargos universitarios hayan reflexionado sobre cómo se ha venido implantando el título para plasmar esa reflexión en el correspondiente informe de autoevaluación, sino que también el alumnado en los últimos meses nos ha planteado preguntas sobre sus derechos y el cumplimiento de lo establecido en las memorias de verificación de los títulos, siendo todo ello una señal de la importancia que está dando la comunidad académica a este proceso de acreditación. Y en este sentido, de forma anecdótica, se puede señalar que hasta hace un año, cuando se hablaba de acreditación en los círculos académicos sólo se pensaba en la del profesorado, y las preguntas que se nos formulaban se centraban en dicho ámbito; sin embargo, en las recientes reuniones que hemos mantenido con colectivos universitarios, el término “acreditación” ha pasado a ser cada vez más relacionado con las titulaciones y ahora las preguntas se dirigen básicamente a este campo.

Lo expuesto anteriormente no significa que el proceso esté ya concluido. Es cierto que como se ha dicho, se han realizado mejoras en lo que se refiere a las evidencias e indicadores, reduciendo su complejidad, como reconocen las mismas universidades, pero tenemos que seguir avanzando en este campo, tratando de facilitar la presentación de la información requerida, sin que ello signifique una pérdida de rigor. El programa Monitor puede ser de gran ayuda en ese proceso.